La DOLCE vita

“¿Cómo es posible que no tengáis ningún postre en casa?”

Tacháaan! Alguien lo tenía que decir. Creo que muchos lo pensaban pero hasta que por enésima vez vienen a cenar a casa y no les sacas algo embadurnado de azúcar y mantequilla, no se sienten con el coraje de decírtelo.

Así es, así pasó.

Señores que vienen a la consulta con su registro semanal y te dicen orgullosos que han desayunado saludable: croissant integral con mermelada y café. #solosequenosenadaa

Habéis desayunado en Italia alguna vez? y comido o cenado en plan familiar?(no digo ya en restaurante, que al final puedes elegir tu u hoy en día hay algo de fruta en macedonia en cualquier establecimiento) Permitirme que generalice pero 1. sino no podría escribir este artículo y 2. tengo pocos italianos que leerán esto, así que me lanzo. Acabamos antes con el desayuno en el que reinan 10ml de café y un croissant (il cornetto). attractive-1010889_1280Hay quienes se beben un traguito de agua que los bares, sobretodo del sur, te ofrecen para después del intenso café. Hay quien rompe la regla y decide “ser saludable” y se pide un jugo de naranja natural… Señores, pero el no va más de una alternativa sana en un desayuno a la italiana es pedirse il cornetto integrale alla marmellata di mirtilli, se entiende verdad? Un croissant con harina refinada a la que han añadido salvado y relleno de mermelada de arándanos. Y es que además van a la consulta dietética tan orgullosos.

No les cuento la cara que ponen al verte desayunar diferente, y no hablo de crepes de avena o pan de centeno con aguacate o pudding de chia, no. Un simple pan blanco con tomate y te tratan de comunista. Pero bueno, hay costumbres y costumbres… Nosotros pinchamos toros vivos y ellos comen croissant con nutella 6 de 7. :/

Por suerte? para las visitas, no vienen a desayunar a casa. Y las que lo han hecho se han quedado bien a gustico, sobretodo si es un sábado o domingo que el desayuno lo hago yo con paciencia y buen humor 🙂 Pero qué pasa con las cenas regulares si no ofreces IL DOLCE?

Hay primero, segundo, “contorno” y un “estas semillas para qué sirven?” y agua. Entonces llega el momento del postre y aparecemos nosotros así: minion-1125790_640

Si me conoces te será fácil imaginarme con esa cara.

De verdad de la buena, nosotros los anfitriones salimos con esta cara por la puerta de la cocina, tan contentos ofreciendo hasta 3 opciones de fruta como postre a una cena ya cargadita.

Pero es que ahí está el error queridos hispanoparlantes. El postre y la fruta en italiano es como einggg??? wtf! , vamos, incompatible. Para empezar te aceptan la fruta, porque la fruta es fruta y es lo que A VECES se come después de cenar, pero luego la cara sigue siendo esta:

lego-884903_640
Me das fibra y lo que quiero es grasa hidrogenada y la glicemia por las nubes 🙂

Como véis tengo un máster en saber qué es lo que piensan las piezas de Lego

DOLCE = DULCE… FRUTTA = FRUTA… POSTRE = DOLCE… TORTA ALLA NUTELLA, CORNETTO ALLA CREMA, MILLEFOGLIE CON PANNA = POSTRE… FRUTTA = FRUTA

Y bueno, tu con cara de circunstancia, la cara de circunstancia que puede poner un minnion, les dices buenamente que puedes hacer un poco de chocolate para ponerle a la banana, que el día anterior se os había acabado la tarta sin gluten ni lácteos que habías preparado, que hay un trocito de barrita se sésamo con miel por ahí… Nada oye, la cara de lego para el resto de la noche. Y bueno, hasta que te hartas y los mandas a freír espárragos mentalmente que con una sonrisa pero decidida dices “es que no compramos dulces” punto pelota. Y es 99% verdad, yo no es que me muera por ellos, ya lo expliqué alguna vez en un post anterior; el otro miembro adulto de la familia los debe evitar por dieta y tercera y más importante razón: no queremos que el pequeño de la casa vea ese tipo de productos como algo habitual de la compra semanal.

Como dice la canción, “esto no se trata de rebeldía”, volvería a Paris y me comería sus croissants calientitos, y el bizcocho con gelatina en Perú o una simple magdalena con horchata en Barcelona pero ESO no es mi pan de cada día, no quiero que el azúcar reine en mi casa (un saludo a todos los diabéticos de la familia Mocarro 😀). Ahora que tengo al pequeño en mi vida tengo esa razón demás para enseñarle las cosas de una manera correcta, y si ese mensaje llega a más miembros de la familia y/o invitados a cenar, me daré por satisfecha; sino, repito, con que nos dejen tranquilitos sin cara de lego con nuestra banana como postre ya habré ganado la batalla.

No quiero que mi hijo vea como habitual la compra de pastelería y bollería en casa

“Se trata de ser indisciplinado por un día” continúa la frase de la canción y es que… esa noche se acabó por ir a comprar un par de cornetti alla nutella. Tres cosas buenas: 1. Fui yo. Bajar escaleras, caminar, despejarse, subir escaleras ES BIEN. 2. Nuestro peque ni lo probó, le ofrecieron un trocito y nanai. 3. Hay que perder alguna batalla para ganar la guerra…dicen.

En fin …Vamos a portarnos mal.

Anuncios

Anímate a comentar

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s