Mammamia!

Es sabido que la mujer en estado de espera ha de poner atención a su alimentación. Ahora también se conoce que es bueno vigilar el qué y cómo se come mientras se busca quedar embarazada o se realiza un tratamiento de fertilidad (1). Y porsupesto que alimentarse adecuadamente mientras se da de lactar es importantísimo… pero como bien se exponía en la conferencia del XII Congreso FEDALMA de Lactancia Materna: “Que no te confundan: la alimentación de la mujer que amamanta no es un jeroglífico” (lo que se puede extender también a la mujer que busca el embarazo y a la ya gestante)

Desde mi punto de vista se trata sobretodo de centrarse en 3 cuestiones: Huir de los falsos mitos, de evitar ciertas entidades que venden a toda costa productos materno-infantiles; y de informarse y asesorarse con personal especifico y capacitado para que el resto (si no hay patologia asociada) sea mejorar hábitos alimentarios que perduren en el tiempo y disfrutar así de esta etapa de la vida.

 

“La creciente escala de este fenómeno ha llevado a la Organización Mundial de la Salud a reconocer la infertilidad como una enfermedad social, que afecta a alrededor del 13-17% de las parejas en edad reproductiva. Estudios recientes han demostrado que el estilo de vida, y especialmente la dieta, pueden influir en la salud reproductiva y la nutrición adecuada y el estado nutricional puede disminuir el riesgo de trastornos de la fertilidad. La ingesta de ácidos grasos trans y productos de hidratos de carbono con un alto índice glucémico debe reducirse. Complementar la dieta con productos multivitamínicos que contienen ácido fólico y hierro también se aconseja. Como complemento de la terapia de la fertilidad con la modificación de la dieta y la planificación de una nutrición adecuada puede resultar en el aumento de la eficacia del tratamiento”

 (1) Sińska B, Kucharska A, Dmoch-Gajzlerska E. (2014) The diet in improving fertility in women. Pol Merkur Lekarski. 2014 Jun;36(216):400-2.