(Eterno) PostParto

… Y de repente llegó, lo o la (o los! o las!) tienes en casa y tachán! nada es como te contaron; o mejor dicho, todo es como no te lo contaron. Y aunque haya por ahí mucha superwoman suelta, lo mejor siempre seguirá siendo echar mano de un apoyo, de un consejo, de tu tribu, de profesionales. En el post-parto no dudemos con contar con fisioterapeutas, asesoras de lactancia, asesoras de porteo, nutricionistas, psicólogos, entrenadores personales (fitness trainer), (la abuela para los tuppers, un señor o señora de la limpieza, la amiga para las duchas, los primos para las compras sin ascensor, el chiquipark del restaurante,  Toda ayuda es buena 🙂

Con lo que a nutrición y alimentación corresponde recomiendo: no hagas dieta para adelgazar ahora! Pregúntate por qué creció tu vientre durante 9 meses y por qué subiste todos eso muchos o pocos kilos. Aunque muchos de esos kilos se hayan ido a los pocos minutos después del parto, los que nos quedan son un regalo, el sustrato para darle la mejor alimentación a tu bebé: leche materna. Gracias a esa grasa extra vas a poder tener la energía necesaria para superar con buena nota los primeros meses de maternidad. Aprovecha que con la lactancia materna se consumen aproximadamente unas 600Kcal diarias y que siguiendo una alimentación equilibrada, sana y consciente no tienes porqué subir de peso. No hagas dieta para adelgazar, cambia de hábitos alimentarios sinó los has hecho ya con el embarazo.

La grasa extra del post-parto es un regalo. Nos dará la energía necesaria para elaborar leche materna y para pasar con buena nota los primeros meses de maternidad

El nuevo bebé y una alimentación balanceada se encargarán de no ir sumando cifras en tu balanza. Algunas tenemos la suerte de perder kilos fácilmente que sumado a ese nuevo stress (del bueno) y lactancia materna exclusiva todo se convierte en una recuperación del peso casi inmediata.    Ahora, si por creer en falsos mitos seguimos comiendo por dos o complacemos todos nuestros antojos de dulces y comida chatarra… el resultado será totalmente el contrario: ganaremos un muy poco saludable sobrepeso.

Si estás habituada a realizar ejercicio físico, enhorabuena por sacar tiempo extra, adelante! (Ojo, no te obsesiones, no permitas que te presionen con la frase “aún no has perdido peso?”) Pero si por cualquier motivo estás subiendo de peso o ya cogiste kilos de más durante el embarazo lo ideal sería una disminución gradual de por ejemplo medio kilo al mes, llegando al sexto mes en el que tu bebé inicia la alimentación complementaria con 3 kilos menos y preparada para más.

Necesitas más información?  🙂

Anuncios