Alimentación complementaria

Habéis llegado como mínimo a los 6 meses de lactancia exclusiva? Pues ahora vamos a añadirle muchas risas, fotos y fregasuelos poco a poco comida a nuestro bebé!

Como su nombre indica, los alimentos que vayamos ofreciendo irán a complementar la dieta del bebé a la que ya llevaba, es decir, la leche materna seguirá siendo la base de su alimentación al menos hasta los 18 -24 meses de edad*

La transición de la lactancia exclusivamente materna a la alimentación complementaria abarca generalmente el periodo que va de los 6 a los 18 a 24 meses de edad, y es una fase de gran vulnerabilidad, cuando para muchos niños empieza la malnutrición, y de las que más contribuye a la alta prevalencia de la malnutrición en los menores de 5 años de todo el mundo. La OMS calcula que en los países de ingresos bajos dos de cada cinco niños tienen retraso del crecimiento.

La ablactación, como también se conoce la alimentación complementaria, será el momento indicado para la introducción de nuevos sabores y texturas junto con un mayor aporte de nutrientes. NO deberíamos adelantar este proceso ya que la inmadurez gastrointestinal de nuestro bebé hará que aumente las posibilidades de episodios diarreicos, daño renal, deshidratación, broncoaspiraciones, alergias alimentarias y malnutrición por interferencia de absorción de nutrientes con la leche materna o artificial.

La alimentación del niño pequeño requiere cuidados y estimulación activa, que su cuidador responda a los signos de hambre que manifieste el niño y que lo estimule para que coma. A esto se le llama alimentación activa

Y qué quiere decir esto último? “Que escuchemos” a nuestro hijo. Que ofrezcamos alimentos para estimular sus 5 sentidos siempre respetando su apetito. Un método muy respetuoso y válido es el baby led weaning. Quieres saber más?

Anuncios